sábado, 26 de julio de 2014

Israel, Palestina y los problemas que no vemos


Estemos atentos a las causas para no llorar los efectos.
No busquemos buenos o malos, tan solo lo que esta en nuestra mano.
Por sistema pensamos que los problemas de los demás no nos afectan, pero la humanidad es un organismo vivo, y nosotros representamos una célula, es indiferente de que lado del cuerpo sea, si algo va mal en alguna parte del organismo, a nosotros nos irá mal.
De la misma forma podemos ayudar a la zona afectada trabajando en nosotros su problema, no es acerse cargo de ningún karma, es tener conciencia que somos parte de un todo y nos interesa, nos conviene, que el todo vaya bien.
En el caso de Israel y Palestina simbolizan nuestro plexo solar, nuestras emociones más intestinas que han de ser transmutadas en sentimientos vía centro cardíaco
Gracias a los telediarios y los periodistas nos damos cuenta que caen bombas y muere gente, ¿es asunto nuestro? Como humanidad no hay aquí o allí, como entre las células del pie y la mano, no hay aquí o allí.
Israel/Palestina es la tierra de las religiones del Libro, del monoteísmo, de monotema, de monólogo, de la verdad se mide por lo que uno esta dispuesto a sacrificar, sobre todo si esta dispuesto a sacrificar al otro. El monoteísmo ha traído la sucesión e imposición de monólogos como sustitutos al diálogo, la adoracion a la verdad propia como sustituto del reconocimiento de la diversidad. La imposición cómo fe, la negociación cómo sacrilegio.
La eterna guerra en Israel/Palestina simboliza la poca capacidad humana a la empatia, a escuchar, a ser curioso por lo que te puede aportar otra persona, a considerar la propia verdad como tan solo la propia perspectiva de una realidad mayor, y considerar la escucha y el diálogo como un acercamiento a la realidad mayor.
Tampoco nos afectan los problemas de las personas cercanas, de ese familiar o vecino en la vieja y supuestamente rica Europa, angustiado por no poder dar de comer a sus hijos o impedir que lo desalojen de su propia casa, apenas es noticia, son demasiados, y demasiado cerca, ya no es noticia de telediarios.
Preguntemonos a donde nos puede llevar tanto sufrimiento callado cerca nuestro. Una muestra en España: cerca del 30 % de desempleados, diez suicidios al día y 20 intentos, siendo la primera causa de muerte no natural, por encima de los accidentes de tráfico.
Primero vinieron a por el vecino que no pagó al banco, pero como yo trabajaba y podía pagar al banco no me preocupe, luego venían a por otros según perdían su trabajo y no pagaban a los bancos, pero no era mi caso y no me preocupe, cuando vinieron a por mi, era el último vecino de la comunidad y aunque trabajaba en el ministerio no pude hacer frente a los gastos comunitarios de un edificio vacío de vecinos, entonces tuve que llamarles para ir a vivir al albergue donde estuvieran, pero no había albergue, no los encontré, no se donde voy a ir a vivir, ni que comeremos mañana....
Estemos atentos a las causas para no llorar los efectos.
Israel/Palestina simbolizan en nosotros la ausencia de un enfoque a la realidad desde la diversidad, cada vez que estamos muy seguros de algo, da igual sobre el tema que sea, fomentamos el conflicto en esas tierras. Son buenos antídotos la atención, la serena expectación, reflexionar sobre la relatividad, la incertidumbre y la duda como combustible de la curiosidad, verdadero motor que nos ha permitido evolucionar.
La necesidad de seguridad es un espejismo, y más aun la seguridad sobre la interpretación de la realidad.
No hay buenos o malos cuando el conflicto esta en su zenit, cuando el conflicto esta germinando hay más o menos malos, pero muchos indiferentes, si ha habido suficientemente buenos no lo sabremos, cuando eso ocurre no surgen conflictos.
En la Europa actual hay hambre, desahucios, desesperación, un caldo de cultivo muy poco esperanzador. No esperemos a los telediarios para darnos cuenta de los efectos que estos dramas  van a generar.
José E Hueso

http://www.laopiniondemalaga.es/malaga/2014/07/25/espana-producen-10-suicidios-dia/695271.html