jueves, 26 de diciembre de 2013

Recuperar Valor y Valores

Si algo nos ha traído esta crisis es una pérdida de valor y de valores, pero sobretodo una pérdida de confianza.

Antes de que las cosas perdieran su valor económico, se perdieron valores. Se perdió la honestidad y la honradez, incluso éstas palabras parecían pérdidas en el diccionario de lenguas muertas.

Pero lo peor es que perdimos la confianza, confiar en los demás se nos hace cuesta arriba en un ambiente de "sálvese quien pueda", en una estampida a ninguna parte donde intentas no tropezar, porque si caes dejas de existir pisoteado por la avalancha.

A estas alturas ya sabemos que "si no estás visible a la altura de los ojos de los demás no existes", podrás ser un vago recuerdo, un dato en un mar de datos que se solapan, si caes; ya no existes... Si dejas de ser útil a corto plazo; ya no existes.

El "todo vale" se instauró como modelo, como estandarte y como religión.
El "coge el dinero y corre" pasó al "coge lo que te apetezca de lo que veas, sólo por desearlo es tuyo, té lo mereces".

El banquero perdió nuestro dinero, el político gestionaba lo público como si fuera suyo, el policía nos atraca escudándose en normativas absurdas.
El compañero te vende mientras te da un beso, o te niega tres veces.
Entre unos y otros nos hicieron perder la confianza.

Pero si queremos un futuro para la humanidad, necesitamos creer en ella.
Lo queramos o no, vamos en un barco con siete mil millones de personas, la mayoría de ellas viviendo en la pobreza, y ahora Europa se suma a las estadísticas de las personas con dificultades para cubrir sus necesidades de comer y tener derechos.

Si alguna vez Europa se creyó a salvo de perder potencial económico y en consecuencia perder derechos y libertades, una vez más la realidad nos enseña que no hay nada seguro.

Confiemos que está lección que Europa está viviendo le permita comprender y ayudar mejor otras regiones que apenas han tenido ocasión de saber, ni intuir el llamado Estado del Bienestar que Europa fue capaz de construir y disfrutar.

Recuperemos la confianza en el ser humano y en nosotros mismos, recuperemos la capacidad de relacionarnos con los demás con respeto y reciprocidad, dejemos atrás el usar a la gente, el usar y desechar cómo forma de relacionarnos nos ha llevado a donde estamos, empecemos el año respetandonos y respetando.

José E Hueso

viernes, 20 de diciembre de 2013

Subastas Eléctricas


Las subastas eléctricas.

El precio de la luz no depende del coste de producción si no de impuestos (26%), la potencia contratada;  se paga más por la potencia contratada que por el consumo, por lo que el ahorro no es prioritario si no el garantizar a las eléctricas y a los gobiernos unos ingresos constantes, pero lo surrealista son las subastas; el mercado mayorista fija los precios para el trimestre en función de una subasta, en la subasta no pesan los costes, lo que cuenta es los futuribles de lo que puede ocurrir en los próximos tres meses, por ejemplo se sospecha que no llueva y que la generación de electricidad por los embalses va ha ser menor, pues ahí ya nos suben el recibo, da igual que llueva o no, o que se estime un paro en una central nuclear; ya tenemos otra subida.

Esto es como si el precio de un abrigo dependa del frío que hará el invierno por venir...

En el pueblo teníamos un Alcalde que cuando le preguntaban por que el presupuesto era mayor que los ingresos, el contestaba "el presupuesto presupone" ahora el municipio es de los más endeudados.

Ya la palabra subasta para fijar el precio de la luz que pagamos suena a broma pesada, el calcular el precio en función de futuribles otra.

JEH

http://economia.elpais.com/economia/2013/12/19/actualidad/1387456654_667959.html

El recibo de la luz es una incógnita para casi todo el mundo. La única certeza es que no para de subir. Estas son algunas respuestas para comprender la factura de la luz complejo mercado eléctrico.

1. ¿Es la factura de la luz en España de las más caras de Europa? No es la más cara, pero sí que se encuentra entre las más caras y, sobre todo, es la que más ha subido en los últimos cinco años, muy por encima de la media europea. En los últimos cinco años ha subido más del 70%, si se incluye el aumento programado para enero, liderando el ránking de los países de la UE en los que más se ha encarecido y siendo el sexto país más caro de la Unión. En Alemania es más cara porque se pagan muchos más impuestos: el 46% de la tarifa doméstica corresponde al IVA y otros impuestos, como la tasa que abonan los ciudadanos para financiar las energías renovables. En España los impuestos suponen un 26% del total del recibo.

2. ¿Por qué ha subido tanto? La patronal eléctrica, Unesa, asegura que el grueso de la subida se debe a los costes del sistema debido a decisiones políticas, sobre todo las primas que absorben las energías renovables. Las organizaciones de consumidores discrepan y afirman que en España ha subido más el recibo que en otros países por las deficiencias del mercado y el proceso de formación de precios de la energía: sospechan que los precios mayoristas se elevan artificialmente por las compañías en los días previos a la subasta para conseguir una tarifa alta. Otro factor que ayuda a explicar porqué ha subido tanto el recibo es el mecanismo que rige el sistema de formación de precios en el mercado mayorista. Este retribuye a todos los generadores de energía por igual, independientemente de lo que les cuesta producirla, con lo que el precio final tiende a situarse en la banda alta.

3. ¿Qué porcentaje de mi factura depende de mi consumo y cuánto de otros factores? Las facturas del mercado libre se componen principalmente de dos términos: el fijo (término de potencia) que depende de la potencia que tenemos contratada y el variable (término de energía) que depende del consumo energético.  En una de sus últimas medidas sobre la reforma eléctrica, el Gobierno anunció en verano que se aumentaba considerablemente el término fijo y reducido el variable, con lo que los expertos consideran que se desincentiva el ahorro energético, ya que la potencia contratada pesará mucho más que el consumo. Las organizaciones de consumidores aconsejan bajar la potencia contratada siempre que las necesidades lo permitan.

4. ¿Qué es el déficit de tarifa? Es la diferencia entre los que les cuesta a las eléctricas (o lo que dicen que les cuesta) producir la electricidad y lo que cobran a los usuarios en los recibos. Desde 2003, los consumidores han pagado ya 13.170 millones de euros de ese déficit, pero aun así le deben otros 26.000 millones a las eléctricas, según reconoce el Gobierno. Solo en 2013 se ha generado un déficit de 3.600 millones de euros.Amortizar esa deuda se lleva cerca del 9% de dinero del recibo medio. El Gobierno ha reformado el mercado eléctrico para evitar que siga creciendo este déficit, introduciendo entre otras cosas nuevos impuestos a las compañías.

5. ¿Ganan las compañías eléctricas españolas más que las compañías europeas? Pese a que las eléctricas españolas dicen que su negocio es ruinoso en España y que solo obtienen márgenes en el extranjero, lo cierto es que su nivel de beneficio estás entre los mayores de Europa. Iberdrola y Endesa fueron la segunda y la tercera eléctricas europeas que más beneficio obtuvieron en 2012, solo por detrás de la francesa EDF y por delante de grupos como GDF Suez, National Grid, E.ON o Enel, matriz de la empresa presidida por Borja Prado, según datos de la patronal Unesa. EDF lideró el 'ranking' europeo al ganar 3.557 millones de euros, frente a los 2.868 millones de beneficio neto de Iberdrola y los 2.771 millones de Endesa. GDF Suez y National Grid también superaron los 2.700 millones.

6. ¿Quién fija los precios de la electricidad? Aunque se supone que es un mercado liberalizado como el de las telecomunicaciones, a diferencia de las tarifas telefónicas, en el recibo de la luz hay una parte que fija el Gobierno y otra que depende de los precios de la energía. La parte regulada costea los llamados peajes eléctricos, costes como transporte, distribución, primas a las renovables y deuda eléctrica, y tiene un peso del 55% en el recibo final. La parte liberalizada, que pesa un 45% en el recibo, se fija de acuerdo a una subasta que tiene lugar cada trimestre y en el que pujan las compañías eléctricas y otros agentes del sector.

7. ¿Hay manipulación de precios?. La subasta eléctrica se basa en las expectativas de cómo evolucionará los precios mayoristas (pool) en el siguiente trimestre. Organizaciones de usuarios y grandes consumidores sospechan que esos precios mayoristas se elevan artificialmente en los días previos a la subasta para conseguir una tarifa alta. Los mecanismos para esa alteración pueden ser la parada técnica de las centrales nucleares (como las dos ocurridas previas a esta última subasta) o la menor producción de las hidroeléctricas, lo que hace que entren más en juego las de carbón y gas, las más caras. Las sospechas han llevado a la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC) abrir una investigación por posible manipulación de precios.

NOTICIAS RELACIONADAS
Selección de temas realizada automáticamente con
EN EL PAÍS Ver todas »
El Gobierno suspende la subasta y garantiza que la luz no subirá un 10,5 por ciento
El Gobierno fijará directamente el precio de la luz antes de fin de año
La patronal eléctrica afirma que la puja se celebró de una “manera normal”
Soria dice que habrá cambios en las subastas y que la luz no subirá un 11 por ciento
EN OTROS MEDIOS Ver todas »
rtve.es
El Gobierno anula la subasta eléctrica y busca una nueva fórmula para fijar un precio alternativo
20minutos.es
El Gobierno suspende la subasta eléctrica y garantiza que la luz no subirá un 11%
cincodias.com
Rajoy dice que la subida de la luz era exagerada y habrá nuevo procedimiento
cincodias.com
Y, ahora, ¿qué pasa con la tarifa de la luz

lunes, 16 de diciembre de 2013

Efectos de la crisis

La crisis tiene consecuencias que van más allá de cuadrar las cuentas con Bruselas, con el BEC o con el BundesBank, consecuencias en forma de desahucios y hambre, si, hambre en Europa, en una España que se creyó que tenía la mejor banca y la mejor economía del mundo, pero sólo fue un castillo en el aire.
Del desahucio nos podremos recuperar, basta con ocupar la casa del vecino que desahuciaron antes que a nosotros, del hambre también se sale... una comida en mal estado y nos libramos del problema.

Pero donde queda la confianza... necesitamos creer en la política, de lo contrario vendrá un iluminado con un fusil señalando un objetivo, un "a por ellos" y nos veremos despedazandonos unos a otros, y con décadas de dictaduras por delante.

Necesitamos volver a creer en que un Banco garantiza nuestro dinero, en que un Policía nos transmita seguridad y no temor por ser multados, golpeados o detenidos por cualquier cosa.

Necesitamos recuperar la confianza en esta España nuestra aunque no sepamos a que Banco o fondo de inversión pertenece...o pertenecemos...

Un abrazo

José E

martes, 10 de diciembre de 2013

Índice de viabilidad económica, el papel de la Administración.


La actividad debe generar suficientes ingresos como para pagar los gastos y que los beneficios lleguen para reinvertir y alimentar un fondo para imprevistos.

Los gastos son todo lo que hay que pagar para mantener en funcionamiento la actividad: alquiler, materiales, empleados, maquinaria, mobiliario, etc. Más la parte que debemos pagar a la Administración por el derecho de tener una actividad: licencias, más licencias, licencias que hay que renovar periódicamente, licencias que hay que actualizar por que cambian las normativas, impuestos, tasas y un largo etc que hace que la Administración se lleve el trozo más grande de la tarta de los posibles ingresos que generemos, son gastos fijos como la electricidad, el agua, (lo que se paga como consumo mínimo muchas veces supera al consumo real), el alquiler, préstamos, seguros, son gastos que tenemos que pagar aunque cerremos por fiesta, vacaciones o enfermedad. Como también son gastos fijos los de nuestra subsistencia: comida, etc.

Cuando los ingresos no llegan a cubrir lo básico tratamos de recortar por los gastos no fijos, pero que son los gastos básicos de la actividad: artículos para la venta, materia prima para la producción, etc, inversión, investigación, publicidad, reducir estas partidas supone reducir la calidad de los productos o servicios que deben generar los ingresos.
A ese punto ya hace tiempo que no reservamos para imprevistos, por lo que nuestra actividad pende de un hilo.

Pero hasta el último momento vamos a pagar la parte que reclama la Administración por concedernos el derecho de funcionar.

La Administración debería ser una estructura que gestionara los recursos que la sociedad genera, revertiendo a la sociedad esos recursos en bienes y servicios en forma de carreteras, Sanidad, etc.
El problema viene cuando la estructura de la Administración crece tanto que para funcionar necesita más recursos de los que la sociedad puede generar, de una función de gestión se pasa a un agujero negro que lo engulle todo. Los sueldos de los funcionarios deberían éstar acorde con los sueldos del resto de la población.

No hay que olvidar que la Administración no genera recursos (recordemos que estamos en la era post privatizaciones, el Estado gestiona, no produce), sus ingresos dependen de impuestos, tasas, licencias, que se cargan a la parte de la sociedad que produce, o lo que queda de ella...

José E Hueso  

La emigración en España

Históricamente cuando una población entra en una encrucijada económica la solución es emigrar. Cuando se han agotado todas las formas de reflotar la economía personal o familiar sólo queda hacer las maletas, es una decisión difícil por los lazos emocionales con los que se quedan, pero más duro es ver cómo es imposible llevar comida a casa.

Si miramos al pasado vemos que el mundo actual se ha modelado con movimientos migratorios, consecuencia a su vez de crisis económicas.

El no poder garantizar un techo, educación, salud, comida nos lleva a tomar decisiones que si tuviéramos un trabajo digno con el que poder cubrir las necesidades básicas no tomariamos, como dejar familia y amigos para tratar de subsistir donde podamos.

La dificultad económica nos lleva a la falta de libertad, a luchar por trabajos de subsistencia en el caso que encontremos alguno, mientras nos suben (la luz un 80% en siete años) los gastos por intentar sobrevivir en una sociedad en proceso de desmantelamiento.

Ya no estamos sorprendidos, ni indignados ante el desguace del "Estado del Bienestar" que tanto trabajo costo a nuestros padres y abuelos construir, ahora estamos intentando salvar lo que se pueda; los derechos ya pocos, por que los derechos sin respaldo económico son una utopía. El derecho a la vivienda es si tienes trabajo para poder pagarla, el derecho a desplazarte es si puedes pagar el transporte y así cualquier derecho, y los derechos que no implican un coste como reunirse y opinar ya se encargan de recortarlos a base de reales decretos y leyes mordaza.

Cada generación ve esta involución en su perspectiva, los ancianos; verdaderos artífices de levantar una sociedad con derechos y libertades desde las cenizas de una España rota y herida por una guerra entre hermanos, en siete décadas ven como el trabajo realizado se pierde, ven como sus hijos y nietos vuelven al hogar familiar por que unos bancos y una justicia les quita sus viviendas, ven como con su pensión tienen que dar de comer a hijos, nietos y de comer a un gobierno que crea impuestos sin parar.

Las generaciones laboralmente activas se ven privadas de trabajo y alternativas, en una sociedad donde todo ha perdido su valor, la preparación, la formación, la experiencia, la innovación, las ganas de trabajar, la necesidad de llevar algo a casa...también han perdido su valor, sólo queda algún ahorro y la pensión de los abuelos.

Los jóvenes activos e inquietos por progresar directamente hacen la maleta. Los jóvenes que antes de la crisis preferían la vida pasiva mantenidos por los padres, están como siempre mirando pasar las nubes como mucho pensando por que cuesta tanto sacar dinero a padres y abuelos. Divina juventud criada entre algodones y con todas las comodidades, se preguntan que ha pasado.

Los gobiernos y Bancos mientras tratan de tapar los agujeros producto de su avaricia y mala gestión saqueando la calderilla de nuestros raidos bolsillos de mercadillo, nos sugieren que emprendamos, que creemos nuestro propio empleo, pero en una sociedad sin capacidad de consumir productos, ni servicios, emprender es sinónimo de arruinarse y arruinar a los que te han apoyado, pero mientras intentamos emprender pagamos más impuestos hasta que no podemos pagarlos y como autónomos emprendedores no tendremos derecho a nada.

Siempre nos quedará la maleta...

Un saludo
José E. Hueso

jueves, 5 de diciembre de 2013

Observando la economía

Analizando y observando la economía vemos un panorama desolador, tanto el mal uso que se ha dado por parte de la élite gobernante, como por sus consecuencias en términos de pobreza, desesperación, desahucios y hambre.

Nos preguntamos como hemos llegado a este punto, como puede ser que hayan sido tantos banqueros, gestores, empresarios asignándose sueldos con cifras astronómicas en pleno proceso de hundimiento de los bancos y empresas que supuestamente debían gestionar, en un sálvese quien pueda todo el mundo vaciando las cajas y las huchas que se encontraban por el camino, desde el becario llevándose material de oficina, hasta el director general desviando fondos a cuentas en paraísos fiscales, como si el fin del mundo estuviera cerca.
Parece ser que tanto hablar del fin del mundo en el 2012 muchos se lo creyeron de la forma que todos actuaron quemando recursos como si no hubiera un mañana.

Los bancos dándote créditos sin pedirlos. Empresas pretendiendo crecer comprando empresas para descapitalizarlas y cerrarlas, al más puro estilo de invadir el pueblo vecino y arrasalo, en esas épocas cada ciudad acabó amurallandose para protegerse, parece que necesitaremos amurallarnos de nuevo, volver a las aduanas y aranceles para evitar que nuestras empresas fabriquen en otros lugares en régimen de casi esclavitud y nos lo vendan a precios que no podemos pagar, por que tendremos muchos centros comerciales, pero sin fábricas que den sueldos a los trabajadores de poco sirven los centros comerciales, aunque estén llenos de productos baratos.

JEH

miércoles, 4 de diciembre de 2013

La Familia, colchón y solución en la crisis.

O empezamos a unir fuerzas o la crisis acabará siendo crónica.

El individualismo estará bien para algunas cosas, pero en momentos de dificultades si no remamos todos en la misma dirección y al mismo ritmo, nos seguiremos viendo a la deriva contemplando atónitos como la tripulación se va del barco con botes salvavidas mientras nos dicen que esperemos, que ahora vuelven, que tranquilos, que miremos los brotes verdes en el horizonte.

Confiabamos en una tripulación, en un capitán que pueda llevar el barco a donde nos prometió en campaña electoral, no que estuviera secuestrado por unos misteriosos mercados internacionales que hunden o levantan naciones según su estado de ánimo del día.
Confiabamos en una banca y en unos políticos que gestionaran y protegieran nuestros ahorros.

La crisis ha evidenciado corrupción e incompetencia, que los bancos sólo nos prestan cuando no tenemos problemas económicos, es como si un Medico solo quisiera atenderte cuando estás sano, que el Gobierno recorta por los servicios básicos, pero no toca su estructura administrativa y burocrática clonada y solapada entre ayuntamientos, diputaciones, autonomías, etc.
El dinero prestado por Europa para rescatar bancos no rescata familias, ni el sistema productivo, hundiendo el consumo y el empleo.

El Estado del Bienestar se diluye cómo un espejismo, sólo queda el llamado colchón familiar, una red invisible y silenciosa que evita mucha hambre y desesperación, pero no todo el mundo tiene una familia que le proteja de la caída a la miseria, y a cada miembro que cae en el colchón este se debilita, si a alguien se le ocurre pedir a la familia que le ayude a abrir un negocio o que le ayuden a no cerrar un negocio esperando que pase la crisis y vuelvan los clientes, entonces pone en riesgo a la familia.

La familia está siendo la gran protagonista, la que está evitando hambre y que se salga a la calle con la desesperación e indignación de quien lo ha perdido todo aún cuando sólo se ha dedicado a trabajar y confiar en una tripulación corrupta e incompetente.

Pero la familia aún está siendo más protagonista, no sólo amortiguando problemas, también siendo solución, reactivando la primera víctima: la confianza.

En un estadio de la crisis en el que cierran los dos únicos negocios que surgieron con ella como los locales de compra oro y las chatarrerías, por que todo el oro y la chatarra está vendido. En un momento en el que tener no significa nada, por que nadie te va ha comprar nada.

Cuando el tener ha perdido su valor, nos queda el ser y el hacer. La pregunta es: ¿con las cosas que tengo a mi disposición que puedo hacer que mejore mi situación y la de mi gente?
Encontrar el potencial de las cosas que aún nos quedan, pero sobre todo encontrar el potencial de nosotros mismos, lo que vamos a ser capaces de hacer, las posibilidades que vamos a descubrir si estamos atentos y expectantes a ver el barco navegando con buen rumbo y ser protagonistas de ello.

Si tenemos un jardín podemos plantar verduras para auto consumo, para la familia y vecinos, pero no las regalemos sin más, cuando regalamos algo estamos negando valor a nuestro tiempo y trabajo, tampoco pidamos y recibamos nada gratis, reconozcamos el valor del otro de alguna forma, con dinero, con tiempo, con trueque, con publicidad, de alguna forma que permita al que da seguir dando, evitar que la fuente se seque. 

Si no podemos comprar no nos limitemos en pedir, ofrezcamos algo a cambio.
Creemos una red de gente que aporta, que sea solución.

José E. Hueso

martes, 3 de diciembre de 2013

Del mayo del 68 al 84 de Orwell

Del "prohibido prohibir" de 68 al "prohibido por tu bien" del 2013

Del espíritu libre acuariano, al gran hermano de Orwell versión Tele 5.

Ahora no se nos prohíbe y controla por el bien de la patria o una religión, ahora es "por nuestro bien" 

El otro día fui a una ferretería a comprar una bombilla, enseñe al vendedor la bombilla fundida, me sentí como en la película de la invasión de los ultra cuerpos, llevaba encima una bombilla prohibida a demás de fundida, por un momento me vi responsable del agujero de la capa de ozono, del cambio climático y lo peor... de la subida del recibo de la luz. Me fui con el mensaje de que las prohibiciones llegan a las ferreterías.
Que la bombilla que has utilizado siempre puede cambiar tu vida, pasar de consumidor a delincuente.

Cuando el "por nuestro bien" viene del departamento de salud el panorama es desolador, te prohíben la comida y generalmente la que más nos gusta. Me veo venir que con los recortes en Sanidad un buen día nos encontremos con que no nos tratan un cáncer de pulmón por que ya nos avisaron de que si fumamos corremos un riesgo y en consecuencia el seguro no nos cubre esa enfermedad que nos hemos buscado.

Personalmente no me preocupa que con Google u otra tecnología se sepa sobre mi, como la experiencia nos indica, al final todo se sabe, que se lo digan a los centenares de políticos y banqueros imputados actualmente en España, lo que preocupa es el uso que se da a las cosas, el morbo de la gente que quiere carnaza para poder auto convencerse que su vida es mejor que la del otro. O los gobiernos en su afán recaudatorio y en el caso de los gobiernos inseguros por su afán controlador y de caza de brujas, (periodistas y libre pensadores).

En el área de tráfico por la preocupación de los accidentes está dando una excusa perfecta para que por "nuestro bien" cada día inventen una multa o suban el importe de las existentes, ahora los controles de tráfico ya no son para pillar terroristas, son para recaudaciones extras al ciudadano, ves un control y te ves cómo si cruzaras un control en el Berlín de los 50, a ciencia cierta sabes que te pueden multar por cosas que nunca te imaginaste pudieran ser delito. (por nuestro bien). Si aparcas en doble fila para comprar en un comercio te arriesgas a multas de 360€ y luego te preguntas por que cierra el pequeño comercio de las ciudades y sin el pequeño comercio la ciudad se convierte en colmena dormitorio.

La cuestión es que acabamos creyendo que tanta normativa, control y multas es por nuestro bien.

JEH