miércoles, 20 de noviembre de 2013

Es por tu bien


Cada vez que nos suben los impuestos es por nuestro bien.
Cada vez que crean una norma y una prohibición también es por nuestro bien.

Esta bien que cuando un policía detiene nuestro vehículo por no llevar puesto el cinturón de seguridad nos advierta, que es por nuestro bien que llevemos el cinturón de seguridad puesto.

Pero la realidad es que cuando un agente nos ordena detener el vehículo nos invade una sensación de que nuestra cartera corre peligro, no se en que momento deje de ver a un policía como ese amable vecino que trabaja por la seguridad ciudadana y que esta atento a las necesidades del ciudadano a verlo como un agente recaudador, con su talonario lleno de normativas que a buen seguro ni la mitad de ellas somos capaces de cumplir, y nos vemos a merced de la magnanimidad del amable señor agente.

Pero no seamos injustos cada vez que nos multen de algo recordemos que es por nuestro bien.

Cuando vamos al banco y nos dicen que nuestros ahorros se han esfumado por que la bolsa y los mercados internacionales tienen esas cosas, pensemos que era por nuestro bien por que no sabíamos que hacer con nuestro dinero, y como nos enseñaron de pequeños el dinero nos lleva a la codicia y es fuente de todo mal, así que estemos agradecidos por que nos libran de pecar.
Cuando el banco dice a nuestras abuelas o madres que estaban acostumbradas a sacar sus 30 o 50 euros para la compra diaria, que apartir de ahora tienen que salir al cajero de la calle a retirar el dinero, ella dice en vocecita dulce: "pero por que no me lo puedes dar en ventanilla, si afuera me pueden atracar"  y le contestan con voz avispada: "es por su bien, así se suma a las nuevas tecnologías y puede dar un cursillo de defensa personal"

El bar en España forma parte de la genética ibérica, o lo era, entrar en un bar de nueva generación que cumpla la actual normativa vigente de sanidad, de humos de cocina y de tabaco, de ruidos, de incendios, de seguridad, de ocupación de espacio, de aforo, de molestias a los vecinos, de trabajo, de la ley de costas, etc...  supone decir adiós a la comida y tapas calientes, a la tortilla de patata, a las patatas bravas y a un curasan calentado a la plancha por que lleva mantequilla y se necesita filtros de carbono. En definitiva decir adiós al propio bar, pero ya sabemos que todas esas nuevas normativas son por nuestro bien.

JEH

No hay comentarios:

Publicar un comentario