jueves, 28 de noviembre de 2013

El dinero del BCE sigue sin llegar a empresas y familias.

El Banco Central Europeo haciendo llegar dinero a los Bancos, los Bancos comprando deuda de los Estados y los Estados contentos de colocar su deuda.

¿Pero donde quedan las empresas y las familias? En tierra de ninguna parte, ha merced de la caída del consumo y las subida de impuestos, en el peor de los escenarios posibles, mientras que el BCE, los Bancos y el Gobierno juegan a tres bandas, con el dinero del BCE, pero que tampoco es de él sino de los impuestos que todos pagamos.
Un juego de trileros, mientras mueven los tres vasos boca abajo "donde está la bolita" se llevan el dinero del público atónito creyendo que le tocará algún céntimo de su propio dinero.

Es más cómodo prestar dinero a los gobiernos que a las familias o empresas, pero no es lo más inteligente.
Las empresas cierran y las familias en paro, en ese contexto el Banco con una mirada a corto plazo presta su dinero a los gobiernos, los gobiernos necesitan el dinero para pagar a los desempleados, sanear a su vez a los Bancos y así volvemos a un círculo vicioso macabro en que el perdedor es el ciudadano, que es precisamente quien sostiene el sistema con su trabajo y consumo.

Mientras los gobiernos y bancos juegan a cuadrar sus cuentas, inyectandose dinero mutuamente, se olvidan de inyectar liquidez al sistema productivo que genera empleo, se olvidan de inyectar liquidez a las familias para que puedan consumir lo que las empresas producen, al no hacerlo aumenta el paro, descendiendo los ingresos de los gobiernos y aumentando los gastos por prestaciones de desempleo, los bancos se lamentan que aumenta la morosidad castigandonos con no darnos crédito y subiendo las comisiones por sus servicios.

Pero de donde sale el dinero: el dinero no lo genera el Banco, ni siquiera el trabajo, podemos trabajar todo lo que queramos y no generar un céntimo, si no hay alguien que se beneficie de ese trabajo y nos pague por ello, más el 21 que se lleva el Gobierno como impuesto directo, más lo que se lleve si en el proceso hemos consumido combustibles u otros bienes y servicios, así le vamos añadiendo a nuestro trabajo más veintiunos de IVA, más seguros, IRPF, etc. 

Es en las transacciones del pequeño consumo diario donde se genera el movimiento inicial de un dinero que acaba atrapado en la red virtual de bancos, fondos, mercados, gobiernos, etc.

Como siempre gana la banca.

JEH

No hay comentarios:

Publicar un comentario